Taller de Educación para la Igualdad de Género

Abordar cambios en los contenidos, las metodologías educativas, la adecuación de los espacios escolares y la revisión de las relaciones entre el profesorado y el alumnado son cuatro líneas de acción que nos pueden ayudar a transformar la realidad actual para alcanzar una educación igualitaria.

Estas fueron las principales conclusiones del taller organizado por al AMPA el pasado 29 de marzo, bajo el título “Yo, Tú, Él, Ella… Educación para la igualdad de género”, con objetivo era reflexionar sobre los retos actuales en igualdad de género e intercambiar ideas en torno a posibles soluciones a las problemáticas en cuestiones de educación igualitaria.

El taller fue impartido por Eva Morales, del colectivo Pedagogías Invisibles. Eva es educadora, artista e investigadora, y desarrolla diferentes actividades principalmente en el ámbito de la educación en igualdad de género.

Durante el taller, al que asistieron madres, padres, profesores y representantes del centro educativo, Eva explicó que la construcción de género es algo cultural y eso nos da la oportunidad de transformar esa realidad a través de la educación igualitaria. Para ello, la metodología de Detectar-Analizar-Transformar, propuesta en el taller, permitió a los asistentes reflexionar sobre la situación actual de la desigualdad de género, como por ejemplo, la brecha salarial, las diferencias en el acceso al mercado laboral, el binarismo social, la crisis de los cuidados, los roles y estereotipos asociados a cada género, la cosificación de la mujer o el uso de un lenguaje que perpetúa los roles de género.

Para ilustrar esta situación, señaló cómo en algunos textos utilizados tanto en los cursos de Infantil como de Primaria, los contenidos reproducen estas desigualdades de género: las profesiones, por ejemplo, se enseñan asociadas a un género (el bombero, la niñera, el médico, la enfermera) cuando lo que subyace en este aprendizaje son roles de género y no la profesión en sí.

Una herramienta para transformar esta realidad es trabajar en contenidos más inclusivos, por ejemplo, incluir historias de mujeres poderosas, hablar sobre las cuestiones de cuidados, proponer el uso de relatos protagonizados por mujeres e incorporar la presencia de las mujeres en todas las materias. Así mismo, la educación igualitaria requiere un cambio de metodologías educativas, buscando incorporar juegos y dinámicas que permitan reducir las desigualdades de género. Por último, en el caso de los espacios, por ejemplo, una propuesta puede ser hacer una revisión de la señalética de las instalaciones, la distribución de las mesas que permitan el diálogo y mejoren las relaciones de igualdad entre compañeras y compañeros, así como la promoción de patios inclusivos y sostenibles.

Aquí os dejamos las recomendaciones de libros que nos mandan desde Pedagogías Invisibles:

Cuentos Masculinidades e Identidades
Cuentos Masculinidades e Identidades II

Deja un comentario